jueves, 12 de septiembre de 2013

ÉRASE UNA VEZ (OUAT): los cuentos de hadas nunca pasan de moda


Leed tranquilos, que no contiene spoilers.

Muchas veces me pregunto cuál será el próximo género literario que se convertirá en tendencia en todo el mundo. Ya hemos pasado por la fiebre vampírica con la famosa saga Crepúsculo; luego llegaron los zombis de Generación Dead o R y Julie, que recientemente fue llevada al cine; más tarde las distopías acapararon las estanterías, siendo Los Juegos del Hambre uno de sus mayores representantes y, actualmente, la erótica de 50 Sombras de Grey es lo más vendido del mercado editorial. Como veis, no son pocas las tramas que se han machacado hasta el final, ¿pero de quién será el turno próximamente?

Si hacemos un pequeño balance y echamos la vista atrás, recordando antiguas novedades literarias y cinematográficas, no es muy difícil pensar que las revisiones modernas de los clásicos cuentos de hadas serán los próximos best-sellers. No hace falta irse muy lejos para saber que, desde el año pasado a este, las versiones actuales de estos mitos ''para niños'' han sufrido una creciente influencia, tanto en el ámbito del cine y la televisión como en el de los libros. Por poner unos ejemplos, en el año 2012 nos encontramos en las carteleras con nada menos que tres adaptaciones de Blancanieves: una de ellas protagonizada por Lily Collins (Cazadores de Sombras), otra por Kristen Stewart (Crepúsculo) y otra, de origen español, por Maribel Verdú (Fin).

Sin embargo, esto no fue lo único que pudimos ver, ya que otros cuentos, como Caperucita Roja, también fueron modernizados y llevados a la gran pantalla con películas como Caperucita Roja. ¿A quién tienes miedo?, de la popular Amanda Seyfried (Los Miserables) o libros tales como Rojo Feroz, de Jackson Pearce y Scarlet, el segundo libro de Crónicas Lunares, la saga juvenil de Marissa Meyer. Podríamos hablar sobre muchísimos más, por supuesto, pero como ya he dicho, estos son sólo algunos ejemplos.

Está claro a estas alturas que las claves actuales del éxito echan sus raíces profundas dentro de los libros de cuentos de hadas, sobre todo los de los hermanos Grimm, célebres escritores y fundadores de la filología alemana. La cadena de televisión norteamericana ABC sabía perfectamente esto y no desaprovechó la oportunidad de crear una serie donde todos los seres fantásticos de la literatura se mezclasen en una misma historia, cuyo triunfo ha sido y sigue siendo innegable a día de hoy: Érase Una Vez (o Once Upon a Time, en su versión original).

Para todos los que no lo sepan, Érase Una Vez narra la historia de todos los personajes de cuentos de hadas que habitan en el Bosque Encantado, pero que mediante una maldición lanzada por la Reina Malvada son desterrados a la Tierra, concretamente a Storybrook, Maine, donde no recuerdan absolutamente nada de sus vidas pasadas. A partir de ese punto, la serie, que actualmente consta de dos temporadas y cuarenta y cuatro episodios, se desarrolla paulatinamente entre los dos mundos, la Tierra y el Bosque Encantado (este último mediante flashback, por lo cuales conocemos las historias de todos los protagonistas).

Yo comencé a verla a finales de verano, gracias a la recomendación de un amigo, y más que por iniciativa propia, fue su insistencia lo que me hizo darle un voto de confianza. Había oído hablar de ella con anterioridad, pero no me llamaba suficientemente la atención como para comenzarla. Sin embargo, una vez vi el capítulo piloto (en VO, que me niego a ver las series y películas dobladas), que empieza con la boda de Blancanieves y el Príncipe Azul, no pude dejar de reproducir los capítulos siguientes. Fue un no parar hasta que, de repente, descubrí que me había terminado la primera temporada. Y tras ella llegó la segunda, que acabé casi con la misma rapidez.

La serie se ha convertido hoy día en una de mis favoritas, debido a la gran cantidad de magia, enredos, misterios y subtramas que los guionistas nos regalan a cada capítulo. Durante la primera temporada vamos deshojando la vida de diferentes personajes, como Blancanieves, Príncipe Azul, Caperucita Roja, Cenicienta, Bella, Rumpelstiltskin,..., así como distintas escenografías que la dotan de un ritmo sorprendente y adictivo, dejándote siempre expectante para el siguiente capítulo.

Uno de sus puntos fuertes es, sin duda, la tremenda complejidad y lo bien hiladas que están todas y cada una de las historias de los personajes entre sí. Aunque la serie no sigue un orden estrictamente cronológico, sino que alterna los tiempos para que vayamos uniendo las piezas poco a poco, no experimentas ninguna sensación de confusión en ningún momento. Al contrario, sientes que todo empieza a encajar paulatinamente y te maravillas de ver cómo todos los protagonistas se unen bajo un mismo manto común. Además, es sorprendente las versiones tan libres y acertadas que hacen de los cuentos de hadas clásicos, siendo una de las mejores, para mí, la de Caperucita Roja.

Sin embargo, la serie comienza a perder algo de fuelle en la segunda temporada, donde empezamos a centrarnos más en las vidas de los principales protagonistas: Emma, Blancanieves/Mary Margaret, Príncipe Azul/David, Henry, Reina Malvada/Regina, así como de otros cuya aparición no mencionaré para no hacer spoiler, pero que dan mucho de que hablar. La historia se vuelve un tanto repetitiva y, en ocasiones, demasiado aturullada con las idas y venidas de algunos personajes y con los enredos casi excesivos que se desarrollan. No obstante, nos ayuda a comprender aun más todo lo que rodea a Storybrook y al universo paralelo de donde proceden todos.

Como veis (o, mejor dicho, leéis), Érase Una Vez posee todas las claves necesarias para convertirse en un éxito rotundo: magia, amor, misterios, mundos fantásticos y adaptaciones modernas de los cuentos de hadas de toda la vida. La ABC lo sabe, yo lo sé y ahora vosotros también lo sabéis. Así que si queréis sumergiros en una historia de maravillas donde todo puede pasar, os recomiendo encarecidamente ver la serie, que, además, estrenará su tercera temporada el próximo 29 de septiembre.

!Hazte Oncer!

3 comentarios:

  1. Uh no había escuchado hablar de esta serie y no suelo ser seguidora de muchas series, pero esta parece muy entretenida. Me la apunto a ver si está tan bien ;)

    Un besiño

    ResponderEliminar
  2. Interesante lo que planteas sobre la próxima "moda literaria", quizás tengas razón, aunque creo que las distopías aún van para largo.
    La serie la empecé a ver, no recuerdo cuantos capítulos llegué a ver, pero me acabó aburriendo y la dejé xD
    Me alegro de que tú la disfrutes tanto!
    ¡A cuidarse! (:

    Javier Del Álamo

    ResponderEliminar