jueves, 7 de marzo de 2013

Cazadores de Sombras IV. Ciudad de los Ángeles Caídos, de Cassandra Clare

Clary y Jace siguen luchando por su amor contra viento y marea mientras que ésta se entrena como nueva Cazadora de Sombras. La guerra contra Valentine ha terminado y ahora todos, cazadores y subterráneos, viven en paz. Sin embargo, todo se complica en el mundo nefilim cuando empiezan a aparecer cazadores muertos que formaban parte del círculo de Valentine. Todo indica que los subterráneos están detrás de los asesinatos, pero nadie sospecha que el enemigo real está más cerca de lo que parece...



La saga de urban fantasy que nos ha regalado Clare es una de mis favoritas desde que leí su primera parte, Ciudad de Hueso (cuya reseña podéis leer en el blog). Que en una misma historia haya cabida para todos los seres fantásticos que puedan llegar a existir es algo que, personalmente, me apasiona. Además, si a ello le aderezamos una pluma muy juvenil y adictiva y unas tramas llenas de secretos, mentiras y muertes la cosa deja de ser algo normal y se convierte en un auténtico boom. Es por eso que cuando tuve entre mis manos esta imprevista cuarta parte pensé que, a pesar de estar alargando la historia como un chicle, me iba a encantar tanto como los anteriores. Y en cierta medida así fue. Es más, este ''comienzo de una segunda parte dentro de la misma saga'' iba a estar más centrado en Simon, uno de mis personajes favoritos. Sin embargo, en esta nueva entrega de los nefilims he encontrado errores que hubiese deseado que la autora jamás hubiese cometido (no lo hubiese hecho si hubiese puesto punto y final en Ciudad en Cristal como debería haber hecho).

Es bien sabido que Cassandra Clare tiene un don para la palabra escrita. La pluma que posee es ágil, fresca y directa, no se anda demasiado por las ramas. Además, tiene la especial capacidad de crearte un mundo tan complicado en apenas unos sencillos pasos que resulta ser algo muy fuera de lo común. Sabe describir a la perfección, tanto sentimientos como situaciones y lugares, haciendo que hasta el más carente de imaginación se sorprenda con lo que su mente es capaz de crear. Las tramas que se van entretejiendo a lo largo de todos los libros, tan independientes y a la vez conectadas unas con otras, es uno de sus puntos fuertes. No obstante, aunque su imaginación es una fuente inagotable, debe aprender a saber donde tienen que estar los puntos finales para sus historias. Ya no sirve el simple hecho de regalarnos unos personales irónicos y muy bien definidos ni tampoco unos diálogos despiadados e ingeniosos. necesitamos más, una razón lo suficientemente fuerte como para que nos convenzamos de que los cazadores siguen teniendo mucho que contar. Y, sinceramente, las ideas se le están agotando

Cuando algo se estira tanto hacia el infinito es normal que acabe rompiéndose y aunque, OJO, este libro esté muy bien en cuanto a acción (algo menos que en las anteriores entregas), intrigas y secretos que no habían quedado claros del todo, no deja de ser un libro de relleno, para hacer bulto y conseguir que la saga tan fantástica de Cazadores de Sombras no se pueda olvidar fácilmente. Pero yo, fanático alocado del mundo que Clare, en su santísima bondad, nos ha dado así por la cara, no puedo dejar de disfrutar de cada novela suya, aunque sepa que los errores son más comunes cada vez y parecen más fan-fics que novelas en sí. Por eso os invito a que lo leáis, dejando a un lado toda expectativa posible, para seguir disfrutando de unos personajes que enamoran o aterran y de un buena historia que no puede aspirar a más que a un simple entretenimiento, porque Clare tiene una magia especial que hechiza de principio a fin.

4/5

*Agradecimientos a Destino por el ejemplar*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada